D. La fórmula de los siete días para:

 

Apropiarse de su identidad en Cristo

 

Para que los cristianos puedan vivir en victoria, necesitan identificar las

mentiras que han creído acerca de sí mismos y sustituirlas por la verdad de

quiénes son en Cristo. Considere las siguientes siete mentiras que nos decimos a nosotros mismos, seguidas de las siete verdades de la palabra de

Dios. Para que haya un cambio duradero, debemos desechar esas mentiras y confiar siempre en la verdad de las Escrituras.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta". (Romanos 12:2)

 

Estudie cada una de estas mentiras un día a la vez. Hágase la pregunta:

 

"¿Creo yo esta mentira?" Luego busque en su Biblia los pasajes para ese día y escríbalos.

Léalos en voz alta y agradezca a Dios que su palabra

confirma la verdad acerca de usted mismo, lo sienta o no.

Si sigue esta práctica por tres semanas, comenzará a verse a sí mismo a través de los ojos de Dios.

 

 

DÍA UNO... MI NUEVA FAMILIA

 

MENTIRA:

 

“No me puedo sentir valioso a menos que mi familia y la gente importante en mi vida me acepten y me amen”.

 

VERDAD:

Dios me ha dado un valor especial porque él me ha colocado en una nueva familia donde Dios me acepta y me ama incondicionalmente.

• Fui escogido por Dios.

 

“Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él". (Efesios 1:4)

• Fui adoptado por Dios.

“En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad" (Efesios 1:5)

• Soy un hijo de Dios.

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios". (Juan 1:12)

• He nacido de nuevo.

“Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de

incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre". (1 Pedro 1:23)

• He sido adoptado en la familia de Dios.

“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios". (Romanos 8:15-16)

 

DÍA DOS... MIS NUEVAS CARACTERÍSTICAS

 

MENTIRA:

“Nunca podré sentirme valioso porque así soy. No puedo cambiar".

 

VERDAD:

Tengo un valor especial dado por Dios porque él me ha cambiado por dentro y me ha dado nuevas características.

 

• Soy una nueva creación.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17)

• Tengo una nueva naturaleza.

“En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo". (Colosenses 2:11)

• Poseo un nuevo corazón.

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne". (Ezequiel 36:26)

• Tengo un nuevo espíritu.

“Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra".

(Ezequiel 36:27)

• Poseo una nueva mente.

"Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le

instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo".

(1 Corintios 2:16)

 

DÍA TRES... MI NUEVO ROPAJE

 

MENTIRA:

“No puedo sentir que poseo ningún valor a menos que viva en el vecindario correcto, tenga el coche correcto y me vista con la ropa correcta”.

VERDAD:

Tengo un valor especial dado por Dios porque ahora tengo una nueva residencia en el reino de Dios y el nuevo ropaje de Cristo.

• Estoy revestido de Cristo.

“Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos". (Gálatas 3:27)

• Soy bautizado en Cristo.

“Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva". (Romanos 6:4)

• Estoy escondido en Cristo.

“Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios". (Colosenses 3:3)

• Estoy sellado con el Espíritu de Cristo.

“En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria".

(Efesios 1:13-14)

• He recibido toda la armadura de Dios.

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios". (Efesios 6:13-17)

 

DÍA CUATRO... MI NUEVA VIDA

MENTIRA:

“Mi vida carece de valor porque he hecho muchas cosas malas, mi vida está arruinada”.

VERDAD:

Tengo valor porque Dios me lo ha dado y me ha dado también una vida nueva en Jesucristo.

• He sido redimido.

“En quien tenemos redención por su sangre, el perdón

de pecados según las riquezas de su gracia"

(Efesios 1:7)

 

• He sido lavado.

“Y esto erais algunos impíos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro

Dios". (1 Corintios 6:11)

• He sido purificado.

"Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos

comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado". (1 Juan 1:7)

• He sido justificado.

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo". (Romanos 5:1)

• He sido santificado.

“Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis

sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre

del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios".

 (1 Corintios 6:11)

 

DÍA CINCO... MI NUEVA IMAGEN

 

MENTIRA:

“Mi vida tiene valor sólo si los demás me ven con buenos ojos”.

VERDAD:

Tengo un valor especial dado por Dios aunque haya fallado en el pasado y me tropiece en el futuro. Él me ha dado una nueva imagen.

 

• Cristo me ha aceptado completamente.

“Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios". (Romanos 15:7)

• Estoy totalmente sin mancha delante de Cristo.

“En su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para

presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él". (Colosenses 1:22)

• Estoy totalmente justificado en Cristo.

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él". (2 Corintios 5:21)

• Estoy completo en Cristo.

“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad". (Colosenses 2:9-10)

• Soy totalmente perfecto gracias a Cristo.

“Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados". (Hebreos 10:14)

 

DÍA SEIS... MI NUEVA LIBERTAD

 

MENTIRA:

“Mi vida carece de valor porque he fallado y merezco ser castigado por ello”.

 

VERDAD:

Tengo valor especial dado por Dios que no se basa en lo que haya hecho en el pasado, sino en la persona de Cristo, quien vive en mí y que me ha librado de la condenación. 

• Soy libre de toda acusación.

“En su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para

presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él". (Colosenses 1:22)

• Soy libre de toda condenación.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que

están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la

carne, sino conforme al Espíritu". (Romanos 8:1)

• Soy libre de la ley.

“Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios". (Romanos 7:4)

• Soy libre de pecado.

“Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro". (Romanos 6:11)

• Soy libre de la ira de Dios.

“Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira". (Romanos 5:9)

 

DÍA SIETE... MI NUEVA HERENCIA

 

MENTIRA:

“Mi vida no tiene valor si no tengo éxito económico y dejo una gran herencia a mis descendientes”.

VERDAD:

Tengo un valor especial dado por Dios porque él me ha dado una nueva herencia la cual provee satisfacción verdadera y duradera, y la mayor seguridad posible.

• Soy un heredero de Dios.

“Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo". (Gálatas 4:7)

• He recibido todo lo que necesito para vivir piadosamente.

“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia" (2 Pedro 1:3)

• He heredado una naturaleza divina.

“Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia". (2 Pedro 1:4)

• He recibido toda bendición espiritual.

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo". (Efesios 1:3)

• He heredado la vida eterna.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". (Juan 3:16)

 

 

E. A la imagen de Dios 

Si el verdadero yo tiene a “Cristo en él”, entonces el yo visible será un reflejo del carácter de Cristo a través de él.

“No cesamos de orar por vosotros... para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo

en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando

gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz... en quien Cristo tenemos redención por su sangre, el perdón

de pecados. El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los

cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él

y para él". (Colosenses 1:10-16)

La Biblia dice:

“El [Jesús] es la imagen del Dios invisible".

(Colosenses 1:15)

Por lo tanto, si Jesús vive en usted, él le ayudará a reflejar

la imagen de Dios.

¡Ésa es su verdadera identidad!