contador de visitas

NO MIRE A LA TORMENTA Pero al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó :-Señor sálvame- En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió (Mat. 14:30-31) Si hay alguna manera en que el diablo pueda hacer que usted quite sus ojos de la palabra de Dios, lo hará. El ocasionará problemas. Hará que las circunstancias que le rodean se agiten y se tambaleen como un bote de remos en un huracán. Hará cualquier cosa que pueda hacer para que usted se concentre en la esfera de los sentidos físicos y la situación que lo rodea, en lugar de concentrarse en las promesas de Dios, porque el sabe que no lo hace, usted tomará esas promesas y lo castigará con ellas. Fue lo que hizo con Pedro. cuando saltó de la barca ese día en respuesta a la palabra de Jesús, ¿que sucedió? Anduvo sobre el agua sin ningún problema. Todo sus ser estaba aferrado a la palabra que Jesús la había hablado:"Ven". Pero cuando quitó sus ojos de esa palabra, empezó a ver la tormenta. Comenzó a ver el hecho imposible que estaba llevando a cabo. Después de todo, el era un pescador. Todo su entrenamiento y experiencia le decía que cuando las olas eran así de altas, iba a estar debajo de ellas. Comenzó a concentrarse en lo que conocía en lo natural en lugar de lo que Jesús le había dicho. Cuando lo hizo, su fe salió fuera de control y empezó a hundirse. No deje que eso le suceda a usted. Una vez que reciba revelación de la Palabra de Dios, agárrese de ella. El agitará todas las cosas a su alrededor. Tratará de infundirle temor. Empujará cualquier botón del pasado que pueda para traerlo de vuelta a su antigua forma de pensar. Pero no ceda. Mantenga sus ojos en la Palabra de Dios hasta que se haga más real en su interior que cualquier otra cosa. Si lo hace, podrá andar sobre el agua si ningún problema. LECTURA BIBLICA MAT.14:22-33

          "EL SEÑOR RESPONDIO A MOISES: PASA DELANTE DEL PUEBLO"...

                                                                                                                    (Exodo 17:5)

 

 

Hay dos fases por las que todo líder debe pasar:

 

                             La primera. Tomando tiempo con la gente de tu responsabilidad. Por cuatrocientos años, los israelitas no habían tenido un líder. Se encontraban sin identidad y con la mentalidad de esclavos. Por eso , Moisés anduvo entre el pueblo , porque las ovejas se sienten seguras cuando están en contacto con su pastor. Líder, si temes acercarte a tu gente, tal vez tienes algo que ocultar. Cuando las personas se sientan queridas, escucharán con más atención porque se sienten parte de una familia.

 

                            La segunda. Yendo delante de tu gente.

                                               ¿Como sabes cuándo es el momento de cambiar a esta fase? Escucha: "... el pueblo...murmuró contra Moisés..." (Exodo 17:3).¿ Porque? Porque no había agua y las ovejas sedientas siempre se quejan. Cuando comiencen a murmurar , esto siginifica que probablemente hayas pasado demasiado tiempo dándote a conocer. ¡Es el momento de transición(Cambio)! Escucha: El Señor respondió a Moisés: Pasa delante del pueblo...golpearás la peña, y saldrán de ella aguas...")Exodo 17:5-6). Cuando dejes de tratar de encajar socialmente y salgas al frente Dios te dará recursos sobrenaturales que correspondan al desafio. La visión espiritual nunca dejará de ser alcanzada por falta de dinero, sino por falta de fe, coraje y la voluntad de avanzar en ser útil y descubrir que Dios" ...suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria ..." (Fil. 4:19) ¿Conforme a que?. ¡ A sus riquezas en gloria! Que serán entregadas a todo aquel dispuesto a salir de su "zona de confort" y las reclame. ¿ Es este mensaje para ti?

 

 

                                       NO PERMITA LA CIZAÑA

 

                 Jesús continuó: "El reino de Dios se parece

                                     a quién esparce semilla en la tierra".

                                                                             (Marco4:26)

 

Jesús comparó el reino de Dios con la siembra de la semilla y la cosecha. Es un concepto sencillo. Uno que todos comprendemos. Entonces ¿Porqué no estamos todos recogiendo una cosecha abundante cada temporada? Porque estamos sin hacer nada?, esperando que Dios haga todo el trabajo.

  El no opera de esa manera. El colabora con usted, pero no lo hará todo. Hay algunas cosas esenciales que usted debe hacer por fe si quiere recoger una cosecha en el tiempo de la siega.

  Primero , usted debe sembrar la semilla de la palabra en fe,  esperando que crezca. Debe encontrar las preciosas promesa de Dios en Su palabra, y sembrarlas en su corazón y en su vida.

     Luego, debe regar la semilla. Riéguela todos los días con alabanza. Riéguela con el agua espiritual de la palabra. Esa palabra contiene vida y esas semillas de promesa no pueden crecer sin ella.

 Y finalmente tiene que mantener la cizaña fuera. Cuando la cizaña del rencor, la duda , el desánimo (Y toda la otra basura que el diablo trata de sembrar en su cosecha) Quieran entrar, deságase de ellas por que ahogaran la palabra. Eso va a requerir alguna diligencia de su parte. Nadie mas lo hará por usted. Tiene que deshierbar su propia cosecha. Por eso, pongase fuerte al respecto. Cuando inesperadamente aparezca un poco de cizaña, matela, no la conserve en su campo ni por un momento. arranquela de raiz. Rociela con la palabra. No sea tentado a guardar una flor silvestre cuando usted puede tener lo mejor. Lo mejor de Dios. No este inactivo esperando que Dios produzca su cosecha. Comience a sembrarla. Comience a vigilar su tierra( Su corazón y su mente) Para mantenerla humeda, rociada  con la palabra y libre de cizaña.

   Comprometase a hacer su parte y confie en que Dios hará la suya.

 

Usted ( Tendrá una cosecha abundante esta temporada).

 

                                                     Lectura biblica Efesios 4:22-32

                                                 

Comentarios: 0