contador de visitas

Cuenta la historia bíblica, sobre una generación que desapareció, esta generación fue una de las generaciones que fueron testigos de ver caer las primeras lluvias torrenciales en el mundo entero, ellos nunca pensaron que llegaría un tiempo en donde Dios cumpliría su promesa, Dios les advirtió que un hecho ocurriría a nivel global. La generación a la que nos referimos, fue la generación de Noé.

La Generación que desaparecerá

Será noticia Mundial

Aquí La generación que desapareció no contaba con que Noé les predicaría sobre el gran evento que estaba por venir, Noé fue un hombre que Dios utilizó en aquel entonces para hablarle a la humanidad sobre lo que estaba a punto de acontecer, la obediencia de Noé llevó a que el plan de Dios se cumpliera como lo había dicho desde un principio.

El plan de Dios quizás fue que la generación de Noé se arrepintieran y clamaran por misericordia a sus vidas como ocurrió en el futuro con Nínive, o Sodoma y Gomorra en donde Dios guardó a Lot, pero fue todo lo contrario, todos pensaban que lo dicho por Noé, simplemente eran palabras vacías, sin ningún sentido, e incluso las cosas expuestas por aquel hombre de Dios, parecían que no tenían ninguna razón de ser.

La Palabra de Dios exhortó a esos hombres y mujeres para que creyeran, muchos de ellos no creyeron, y al final comenzó entonces la construcción del barco por orden de Dios, era lógico que ellos no tuvieran temor al haber visto la construcción de un barco gigante, las razones eran sencillas, nadie construye un barco gigante en medio del pasto o la tierra. Es como sembrar una bonita planta en un desierto, es lógico pensar que la planta necesitará de agua y de abono fino, para que se mantenga viva. Pero ante el razonamiento humano de esa generación, era exactamente lo mismo, un barco en tierra sin agua era algo "de locos"...

Una generación que desapareció

Tras el diluvio en la Tierra

Ellos veían un barco que realmente no tenía "ninguna función en ese momento", era lógico pensar que un barco se debe construir en donde "hay océanos cercanos", pero ellos ni siquiera tenían esa idea, puesto que en ese tiempo, los científicos creen que la tierra era una parte gigante y no había separación alguna que formase los continentes, se cree que no se formaron hasta después del diluvio al ser rotas las fuentes de los abismos, y es entonces que vino la separación de la tierra en continentes.

Esto lo han confirmado los geólogos antiguos y algunos de la época actual, quienes están de acuerdo con esta teoría que es llamada "Pangea", aunque ellos atribuyen este hecho "millones de años atrás", pero una de las bases para sostener que esta teoría podría ser aceptada por la teología bíblica, es que esta teoría se aprobó al encontrarse animales en zonas separadas, y si analizamos la teoría en términos bíblicos, los animales llegaron a esas zonas arrastrados por el diluvio y por la unidad de la tierra en aquel entonces. Recordemos que solo fueron salvados 2 animáles de la especie dominante en ese tiempo, muchos animales tristemente también pagaron caro, la desobediencia de la generación de Noé.

Finalmente se cumple la Palabra de Dios en 

Dios permite que Noé junto con su familia entren al arca, para luego abrir las fuentes que estaban en lo profundo de los abismos (Génesis 7:11). 

Inmediatamente las aguas empiezan a salir y los cielos son abiertos para que inundasen la tierra, y es entonces cuando aquella generación, a excepción de Noé, es arrasada y terminan desapareciendo de sobre la faz de la tierra, un hecho triste y lamentable, pero tuvieron tiempo para evitarlo.

Mientras tanto Noé guarda la Palabra de Dios, y se mantiene junto a su familia en el arca, esperando que las aguas menguasen. Quizás Noé mismo pudo llorar cuando ocurrió el diluvio, pero Dios mismo había cerrado la puerta para que nadie entrara al arca, el tiempo de entrar era mientras el arca se construía y se terminaban los ajustes, pero luego de que Dios cierra la puerta ya era demasiado tarde, ya nadie pudo entrar, la generación incrédula desapareció en el diluvio.

¿La generación actual también desaparecerá?

Pasados varios años, tras el relato de lo que ocurrió con Noé, la generación actual también está sentenciada por una palabra bíblica que se encuentra en Mateo 24:37-39

en estas palabras, tenemos nuevamente indicaciones contundentes, que nos indican que nuestra generación actual estará viviendo los días con una gran similitud a lo que ocurrió en el pasado, tal como lo fue la generación de Noé.

Los días de Noé de acuerdo a las Escrituras bíblicas, fueron días muy perversos, pero en la actualidad si vemos a nuestra generación, esta generación es muchísimo más perversa que la generación de Noé, la misma tecnología está abriendo puertas a la perversidad, incluso las armas para cometer muertes están causando mucho daño a la humanidad, las pasiones y deseos carnales han aumentado en gran manera, la desobediencia hacia Dios es abundante en cada rincón del planeta, muchos conocen de Dios, y se apartan para continuar con sus vidas de pecado. ¿Pero sabes algo? De Dios nadie se podrá burlar, ten mucho cuidado sobre los pasos que estás dando en este mundo, porque de cada cosa tendrás que darle cuentas a Dios, por esa razón es importante conocer los tiempos, y entregarle a Dios lo que somos hoy en día, para que Él corrija nuestro caminar por este mundo.

¿Que hacer?

Es necesario que tengamos un corazón humillado, y que le busquemos con todo el corazón para que podamos alcanzar su misericordia en este tiempo, porque de igual manera, el Señor nos está hablando por diversas formas, para que podamos obtener un encuentro más profundo con Él. Las advertencias actuales, son las profecías bíblicas que hoy en día estamos siendo testigos de sus cumplimientos, y nos están advirtiendo acerca de un nuevo evento, pero esta vez se trata del levantamiento del Pueblo de Dios, quienes tendrán que salir del mundo.

La salida de la iglesia de Cristo del mundo, se debe a que esta vez la generación actual -que no reconoció a Cristo- ahora tendrá que enfrentarse a diversos eventos bíblicos, debido a su rechazo total al Arca de Salvación, que simboliza Cristo el Hijo de Dios, siendo la única salida que la humanidad tiene en este momento.

Hay algo que debemos de tomar en cuenta, esta vez hay una generación que desaparecerá del mundo, y hay otra que se quedará. La generación que será transportada hacia las nubes (1 Tesalonicenses 4:17)

será librada del diluvio simbólico, que son las diversas profecías descritas en Daniel, Oseas, Joel, Mateo, Apocálipsis entre otros libros, etc., en donde hay una serie de advertencias, que de no atenderse ahora, mañana, será demasiado tarde.

Pero veamos el contraste que hay hoy en día, anteriormente Dios hace desaparecer a una generación perversa, pero ahora hay una generación que también desaparecerá de la tierra, pero esta vez se trata de una generación de creyentes obedientes a su Palabra; esta generación partirá de este mundo para ser librada de estos eventos próximos, que se desatarán en cadena. No hay duda de esto, si Dios le dio promesas a Noé y fue obediente junto con su familia, todos aquellos que procedamos en obediencia ante su Palabra, tendremos la misma posibilidad que Noé y su familia tuvieron, si analizamos el siguiente verso bíblico en Génesis 7:1, podemos encontrar con claridad la justicia de Dios en la vida de Noé, y la razón por la cual fue librado del diluvio.

Es tiempo de creer

y actuar.

Ahora, analicemos la siguiente palabra:

Justo: Es el hombre que practica la justicia de Dios conforme a sus estatus. 

Todos podríamos pensar "Jamás seremos justos para con Dios, y menos lograremos alcanzar la rectitud de Noé", pero si debemos de tener en cuenta que todo aquel que reconoce a Cristo como su Salvador personal, ya fue justificado por medio de su misericordia y su perdón de nuestros pecados. Y gracias a esa justificación, es que todos los que abren la puerta de su corazón a Cristo y permanecen en su Palabra, inmediatamente son absueltos de pecados , y podemos analizar las siguientes citas bíblicas para comprobar que podemos lograr la justicia de Dios en nuestras vidas:

 Romanos 4:6-8,2 Corintios 5:20-21,

 y otra de las citas que nos confirma que podemos ser justos mediante Cristo, la encontramos en:

Es tiempo de entrar en el Arca

Es aquí en donde podemos ver con claridad, que la única puerta para encontrar el favor de Dios sobre tu vida y la de tu familia, es la puerta que Cristo ofrece en esta generación. No hay otra alternativa, esta puerta está más accesible que la del Arca, y depende de quererla tomar o dejarla.

Aun estas a tiempo de entrar en el Arca, la forma de hacerlo es pidiendo con todo tu corazón que Cristo entre a tu corazón y tome el control de tu vida, para que pueda manifestarse en tu caminar. No te pierdas ese llamado, y procura atender lo que la Biblia pide. Busca a Dios mientras pueda ser hallado, reconoce en tu corazón que le has fallado si no estás siguiendo su Palabra, y arrepiéntete de aquellos pecados que están ensuciando tu alma, luego busca una vida que esté apegada a las Escrituras bíblicas; Y reúnete en un lugar, en donde existan hombres de Dios que aman la Palabra de Dios, y mantienen la esperanza viva en su corazón, de ser librados por medio del glorioso arrebatamiento, tal como la Biblia lo enseña.

Esta vez no habrá un diluvio, esta vez caerán varios juicios que están claramente delineados en la Biblia, esto será peor que el diluvio, puesto que Dios estará muy molesto, porque a esta generación se le dieron más de 2.000 años de arrepentimiento, y aun así le dieron la espalda a Cristo, y prefirieron vivir sus vidas desenfrenadamente.

No permitamos que el Señor nos tome por sorpresa, mantengámonos pidiéndole de su misericordia, y pidámosle que nos tenga por dignos de estar a su lado. Simplemente busquemos su rostro, y dejemos por un lado el mal caminar en este mundo, para que aquel día alcancemos la Salvación, y no seamos contados junto con los perversos, que son aquellos hombres y mujeres que tuvieron en poco su Palabra. ¡Animo! La entrada al cielo no será fácil, pero si clamamos al Dios justo, debemos de estar convencidos de que Dios nos extenderá su mano poderosa para rescatarnos. E.D.

Esta vez no será un barco gigante, esta vez será la mano poderosa de Dios, quien librará a los suyos, ¡Prepárate! Esta vez hay una generación incrédula que se queda, y hay otra que se va, se parte de una generación que desaparecerá de la tierra en el Glorioso Arrebatamiento.